Al momento de construir el sitio web de tu negocio, es necesario tener en claro cómo es su estructura y cuáles son sus componentes principales, para lograr que el sitio web responda a las necesidades de tu negocio y tus clientes.

Antes de comenzar, recomendamos que le eches un vistazo a nuestro glosario web para estar al tanto con la terminología.

Estructura general

 Más allá de algunas excepciones, las páginas web suelen tener la siguiente estructura:

  • Cabecera o header: es la parte superior de la página web y suele ser la misma en todo el sitio web. En ella se encuentra la información básica del negocio, como el nombre, logotipo y el menú de navegación. A veces puede incluir un cuadro de búsqueda, botones para redes sociales, o el carrito de compras en el caso de un e-commerce.
  • Cuerpo o body: es la parte en donde se encuentra el contenido específico de la página o subpágina. Por lo tanto, éste dependerá de la página web en la que estemos (si es de contacto, un blog, un portfolio). Puede tener contenido de texto, multimedia, botones, CTAs, etc.
  • Pie de página o footer: es la parte inferior de la página web y también suele repetirse en todo el sitio web. Suele incluir información similar a la de la cabecera, como el logo, botones de redes sociales, y a veces se incluye el menú e información de contacto.
Estructura general de una página web

Estructura de la página de inicio (homepage)

Se denomina así a la página web principal de tu sitio web, lo primero que los visitantes ven al ingresar. Es por eso que esta página debe contener la información más importante de tu empresa. Pero como sabemos, las primeras impresiones son importantes: no debemos dejar de lado el diseño.

La página web debe tener un gran atractivo visual e incorporar contenido multimedia que cautive la atención de posibles clientes. Esta estructura suele contar con los siguientes elementos:

 

  • Un slider o carrusel de imágenes, que capte la atención de los visitantes de inmediato.
  • Un CTA o llamada a la acción, que lleve a los visitantes a realizar la acción que deseás.
  • Un resumen de tus productos o servicios.
  • Indicadores de autoridad, como años de experiencia, clientes destacados, testimonios, o portfolio.
  • Información de contacto, como la dirección física, correo electrónico, teléfono, horarios de atención y un formulario para que puedan mandar consultas directamente desde la página web.

Estructura de una subpágina

Como podrán imaginar, hay tantos tipos de estructura como tipos de página web. Si bien se repetirá el header y el footer, el contenido del cuerpo dependerá del tipo y las funciones de dicha página web.

A continuación, describiremos algunas de las más utilizadas:

Productos o servicios:

En esta página web debés incluir todo lo relacionado con los productos o servicios que ofrecés, tanto sus características principales como el valor añadido que brindan.

El contenido debe ser informativo y preciso, pero también cautivante: no olvides incorporar imágenes atractivas y llamadas a acción que dirijan a los visitantes a realizar una compra/consulta.

Blog:

Quizás pensabas que tu negocio no necesita un blog, pero la importancia de esta sección es que ayuda a mejorar tu posicionamiento orgánico (SEO) en Google y así ganar visitas sin pagar pauta.

Con una buena estrategia de contenido, más la incorporación de palabras clave y llamadas a la acción, podemos sumar mucho a nuestro sitio web, potenciando los resultados que esperamos del mismo.

Tienda online:

Si tu sitio web es un e-commerce, debés tener en cuenta lo siguiente: es importante que los productos tengan el título adecuado, imágenes de buena calidad y una descripción detallada con toda la información que el comprador pueda querer conocer sobre el producto (como los materiales de fabricación, dimensiones, funcionalidades, variaciones posibles, etc.).

En caso de ofrecer una amplia variedad, debemos asegurarnos de que estén categorizados correctamente, ya que esto ayudará a simplificar el proceso de búsqueda de los compradores.

Objetivo claro, estructura clara

Definir tu objetivo a la hora de estructurar los contenidos de tu sitio web es sumamente importante. Cada negocio tiene necesidades particulares que cubrir con su presencia online, y esto es muy importante al momento de elegir la estructura de tu sitio web.

¿Querés vender tus productos por internet o buscás atraer clientes a tu tienda física? ¿Querés que las personas contraten tus servicios de manera directa o que soliciten un presupuesto a medida de sus necesidades?

Nadie conoce mejor las necesidades de tu negocio que vos mismo. Es clave que tengas en claro tus objetivos para que en eWapp podamos ofrecerte un servicio personalizado que te ayude a alcanzarlos.

Resumen

En conclusión, podemos afirmar que:

  • Todas las páginas de un sitio web poseen una estructura general, dividida en: header o cabecera, body o cuerpo y footer o pie de página.
  • El cuerpo de la página de inicio contará con un slider o carrusel de imágenes, uno o más CTAs, un resumen de lo que ofrecés, indicadores de autoridad e información de contacto.
  • La estructura de las subpáginas dependerá del tipo de contenido: si es una página web de productos o servicios, un blog, un e-commerce (tienda online) u otro tipo.
  • Para definir la mejor estructura para tu sitio web, es necesario definir objetivos claros sobre la presencia de tu negocio en la web.

¿Te resultó interesante el artículo? ¡Dejánoslo saber en los comentarios!

¿Qué estás esperando para invertir en tu negocio?

¡Cotizá tu sitio web en pocos pasos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

1825

¿Cómo aprovechar la web para lograr mis objetivos?

Suscribite a nuestro newsletter y descargá ahora el e-book que hicimos para vos!

1826

¿Tu descarga ya comenzó? sino hacé clic aquí

Además, te invitamos a darle Me gusta a nuestro Facebook para recibir nuestras mejores promos: